FEMINIDAD SAGRADA

 

LA MUJER DESPIERTA

Hay una banda de mujeres presentes en esta tierra que llevan antorchas encendidas para la evolución de la humanidad.
Estas mujeres son raras, únicas, joyas altamente elaboradas del antiguo espíritu femenino.
Estas mujeres tienen más coraje, resiliencia y perseverancia que lo insondable.
Estas mujeres han caminado en silencio durante miles y miles de años para encontrarse a sí mismas en la Tierra, encargadas de la tarea de volver a despertar el alma femenina profunda en la humanidad y la tierra.
Emergentes una por una de los templos etéricos de Shakti en todas sus formas, las mujeres despiertas plantan sus pies desnudos en el suelo árido de la tierra. Brillando con el radiante rocío del amor divino, cuerpos con Kundalini que fluye libremente, terceros ojos muy abiertos, transmitiendo códigos cósmicos de verdad, cabello flameante y ardiendo con pasión salvaje y sin vergüenza, manos moviéndose espontáneamente para tocar las heridas de el alma y el amor de Gaia vuelven a la vida.
Las mujeres despiertas no se anuncian como las salvadoras de nuestro tiempo. En su mayoría, continúan con su inmensa carga de trabajo con dedicación, disciplina y un inmenso compromiso con la misión. Todas estas mujeres pasarán por inmersiones profundas en su propio sufrimiento emocional acumulado, que surge de la supresión de la conciencia de la diosa durante esta vida, llevándolas a una profunda auto-sanación y un auto-despertar.
Cuando estas mujeres se curan a sí mismas, ignoran el efecto dominó de curar y transformar generaciones en pasado y futuro. Y no solo eso, el innato poder espiritual de estas mujeres, que han pasado eras poniendo todo su ser al servicio de la alta femenidad, es tan catalítico, tan inmensamente creativo e iluminador, tan alquimista, cuando estas mujeres vierten la intención sagrada de llegar a la plenitud todo el universo recibe un cuerpo lleno de sangre divina oxigenada.
Si has sido arrastrado a la vibrante red del campo de energía de una mujer despierta, experimentarás un cambio espiritual. En primer lugar, no importa lo que pienses, tu alma eligió conectarse con ella. Esta mujer lleva información mística profunda y significativa para ti; códigos sagrados basados ​​en la intuición que son vitales para la evolución de tu ser.
Todas estas mujeres tienen acuerdos preestablecidos que las ponen en contacto con personas específicas en momentos específicos. A menudo, es una fecha cuidadosamente organizada que se correlaciona con ciertas fases lunares y tránsito de los planetas. Esto provoca una ola tras otra de cambios de despertar dentro de los cuerpos energéticos de las personas que se conectan con ellas.
El Consejo superior divino femenino guiará a este grupo de mujeres de manera consistente para la implementación de su misión. Estas mujeres nunca son colocadas 'al azar'. Siempre hay un profundo propósito de las conexiones y los lugares a los que estas mujeres aportan su energía.
No siempre es una tarea fácil llevar las antorchas sagradas para el despertar femenino. La tierra ha estado plagada, restringida y agobiada por el exceso de confianza y la inversión en ideología patriótica y credo durante tanto tiempo. La vibración del miedo que se deriva de la vigilancia excesiva y el bloqueo del corazón, perdiendo conexión con la voz intuitiva, blandiendo la energía emocional como intencional, inútil y loca, desconexión total con la sabiduría del cuerpo y abandonando la práctica de estar regularmente en silencio. Esta vibración de miedo ha causado que la conciencia humana se contraiga, huya, se apague y se deje de escuchar.
Cuando la conciencia humana pierde el contacto con su corazón, actúa desde el miedo. Las acciones del miedo son siempre violentas y tienen la intención de causar daño físico, emocional, mental y espiritual.
No podemos permanecer paralizados en la vibración atascada del miedo y la desconexión del alma femenina.
TU no puedes permanecer paralizada en el miedo y la desconexión del alma femenina.
La única oportunidad de abrirse a la verdad, a la presencia, a la radiancia, a la profundidad, a la curación, a la aceptación incondicional, a la confianza, a ser escuchada y vista por quién eres en tu escencia, a la transformación espiritual: la única oportunidad de escuchar lo que la Voz de la Diosa te está diciendo se presenta.
La voz de la diosa muy probablemente viene de una de las mujeres de las que estoy hablando. A su manera, a través del tiempo divino y la sincronicidad, a través del milagro tejido a través de su brillante manto de luz, ella te está hablando.
Una de estas mujeres está hablando contigo, afectando tu campo de energía, trabajando en tu corazón con vastas proporciones de amor, inundando tus huesos cansados ​​y cargando carne con aguas sagradas de su cáliz desbordante.
Tú la conoces, no podías haberla extrañado. Ella no quiere ser la mujer más llamativa, ruidosa y acaparadora. Ella no quiere manipularte, rogarte o hacerte sentir culpable para que te encuentres cerca. Ella no trabaja al nivel del ego. Ella trabaja al nivel del espíritu.
El espíritu no necesita anunciarse, el espiritú es...

MUJER MEDICINA

Ella es la única, la que que se cura a sí misma y a su pasado y se conecta con su su feminidad sagrada. Ella es la única que entiende la importancia de la curación de su linaje y lo abraza con amor. Ella no solo ha sido sanada, sino que ha aprendido en ese proceso y ha recordado su antiguo legado. Ella se levanta desde su sabiduría y transforma las experiencias en más sabiduría. Ella es la única que entiende el tiempo y las cosas de manera profunda y con corazón.
Ella sabe cómo cambiar el dolor, las lágrimas y el sufrimiento en conocimiento y conciencia.
Es guiada sin prisas por su propio ser, permitiendo que el universo le revele sus secretos.
Ella es la única que usa el poder para manifestarlo con un simple esfuerzo. Ella viene a curar y servir, extraños y amigos, a su familia cósmica. Ella encuentra y muestra lo divino en la manifestación del universo. Ella está con su divinidad, con su tierra, respetando todo a su alrededor. Son esas mujeres, que ven la vida con amor y generosidad, que saben perdonar, que viven con gratitud y que practican la misericordia y la compasión.
Son mujeres que cantan y bailan, que pintan y enseñan, que sanan, porque cada manifestación de ellas es medicina para alguien, una inspiración, en abundancia y sabiduría.
Ella es una, que ama con un amor profundo e incondicional y da todo a través de sus acciones. Ella es la que ama, valora, dignifica, respeta, se preocupa y se protege a sí misma y a los demás. Bisabuela, abuela, madre, hija en este tiempo.
¡Mujer medicina, mujer de amor!

Respect
During the Dance